» Recomendaciones » Cambio de neumáticos ¿Qué hay que tener en cuenta?

RECOMENDACIONES

COSAS QUE HAY QUE TENER EN CUENTA A LA HORA DE CAMBIAR LOS NEUMÁTICOS

Toda persona que conduzca un vehículo debe tomarse la tarea de aprender o buscar información en cuanto a los neumáticos que usa, características técnicas, medidas, cuidados, alertas, cómo identificar posibles amenazas, ya que se trata de una pieza fundamental para todo coche, que soporta todo el peso y tiene incidencia sobre la seguridad de quienes lo conducen, sus acompañantes y terceros. En cualquier momento se puede presentar la situación de tener que hacer cambio de neumáticos, bien sea por cambio de estación de verano a invierno, por desgaste o porque se pinchó.

Es por eso por lo que te traemos el presente post, en el cual te indicamos y explicamos los elementos a los que debes atender una vez llegue el momento de realizar un cambio de neumáticos.

Cosas que tener en cuenta para cambiar las ruedas del coche

Elementos a tener presentes en el momento de cambiar neumáticos

  • Códigos impresos: en cada neumático hay una serie de códigos que hacen referencia a varios datos, como anchura, es decir al ancho de la rueda en milímetros. La altura, que hace relación en porcentaje entre el alto del perfil y el ancho del neumático. La llanta, indica el diámetro de la llanta a usar, debe ser exacto, ni por encima ni por debajo del número indicado. Por otro lado, el índice de carga, es una nomenclatura que indica el peso máximo que un neumático podrá resistir. El código de velocidad, indica la velocidad máxima que el neumático puede alcanzar en un rango de 10 minutos sin representar peligro alguno. Y la fecha de fabricación, es un número de 4 dígitos que indica la fecha de fabricación de la rueda.
  • Equivalencia: cada coche posee características específicas establecidas por su fabricante, que indican el tipo de neumático que soporta según su peso, velocidad máxima, uso del vehículo, entre otras cosas. Es importante conocer que hay un tipo de neumático específico para cada vehículo existiendo cierta compatibilidad en algunos casos. Pero es muy importante que se respeten los códigos asignados por el fabricante, sólo se podrán utilizar los que correspondan a lo establecido. Para que una homologación sea válida ante la Inspección Técnica del Vehículo (ITV) se debe cumplir la siguiente fórmula en donde participan variables como el diámetro del neumático y de la llanta, relación de aspecto y sección del neumático, se permite una diferencia hasta del +/-3% para que sea válido. Lo bueno es que existen empresas que te ayudan con sus servicios a descifrar las equivalencias de los neumáticos.
  • Neumáticos de invierno: llegada la temporada de frío se suele realizar el cambio de neumáticos de verano por los de invierno, los cuales está representados por las siglas M+S o con un símbolo de copo de nieve. Están especialmente diseñados para ser usados en suelo húmedo, con nieve o barro. Su código de velocidad es menor. Antes de colocarlos se debe verificar que se encuentren en perfecto estado, la profundidad de sus ranuras se puede medir con una moneda.
  • Sentido de giro: la palabra Inside marcada en el neumático indicará que ese lado debe ir hacia adentro y Outside, indica que es el lado que va hacia fuera. Por todo el tiempo que sean usados se debe respetar y mantener esta indicación.
  • Inspección visual: se debe estar atento a cualquier cambio físico en la superficie del neumático, para el caso de ruedas gastadas por el uso es común que se observe el material cuarteado hacia los flancos. Se pueden presentar ampollas como resultado de un impacto que haya maltratado y roto la carcasa interna del neumático. Si notamos desgaste irregular en las bandas de rodadura mostrando asimetría, así como rotura o deformación debe ser motivo suficiente para proceder a realizar la sustitución del neumático.
  • Fecha de caducidad: los neumáticos llevan consigo la fecha en la que fueron fabricados, sin embargos no quiere decir que tengan una fecha de vencimiento, según los expertos se debe estar atento a realizar una revisión periódica de ellos pasados seis años desde que fueron instalados, se debe prestar atención a su desgaste y a la profundidad de las ranuras de las bandas de rodaduras las cuales deben estar siempre por encima de 1.6 milímetros. En conclusión, los neumáticos no caducan pero hay que seguir ciertas recomendaciones para tomar previsiones ya que con el paso del tiempo como todo material sufre desgaste y todo dependerá del uso que se le dé y las condiciones de almacenamiento.
  • Cambiar los neumáticos: se debe ubicar el vehículo en una superficie plana, colocar la primera velocidad o en retroceso, si se trata de un coche automático se pondrá el freno de mano. Se procederá a levantar el coche con ayuda de un gato hidráulico, se quitan los tapacubos y se destornillan las tuercas en sentido contrario a las agujas del reloj. Se retira el neumático viejo y se sustituye por el nuevo, se debe estar atento a que el cierre de la válvula quede hacia afuera. Se ajustan bien las tuercas nuevas. Pero se deben considerar otros aspectos importantes, como verificar que la presión sea la adecuada, de manera de evitar consecuencias negativas, como desgaste en las ruedas, mayor gasto de combustible, después de un cambio de neumáticos es aconsejable hacer revisar el vehículo por un mecánico, de manera que realice una revisión o corrija cualquier desperfecto oportunamente.
  • Cuidados para el almacenamiento: para los casos de los neumáticos de uso especial en determinadas épocas del año como el invierno, después de usarlos es recomendable proceder a una buena limpieza donde se retire toda suciedad y exceso de barro entre otras cosas, se deben limpiar con un detergente especializado, secarlos bien y guardarlos en un lugar seco, fresco y preferiblemente oscuro, preferiblemente deben ser colgados o acostados.

Se debe evitar que queden expuestos a productos químicos derivados del petróleo, como gasolina y grasas porque podrían afectarse. En los casos de que los neumáticos que hayan sido cambiados del vehículo por haber sido pinchados se pueden llevar al taller mecánico para su revisión y reparación y proceder a guardarlos o instalarlos de nuevo.

Si estas reparaciones se escapan de tu presupuesto o si debes recurrir a comprar nuevos neumáticos y tus posibilidades son limitadas, tienes la alternativa de solicitar un mini crédito, para que así puedas solventar con la mayor brevedad este tipo de inconvenientes.